La biblia del pagaré

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

La firma del pagaré

Imprimir PDF

la firma en un pagareQuien emite un pagaré, a título personal o en nombre de una empresa, debe  firmarlo de su puño y letra, no siendo válidos los pagarés en que la firma del emisor aparece impresa. 

Hasta la fecha, éste ha sido y sigue siendo el criterio mayoritario de los Juzgados, aunque no faltan algunas Sentencias que admiten la validez de pagarés emitidos con firma impresa en base a que la normativa legal no exige expresamente que sea manuscrita y a que la propia Ley Cambiaria y del Cheque ya preveía, al promulgarse en 1985, una futura regulación de la firma impresa en pagarés, que nunca se produjo.

Este es uno de esos muchos casos en los que la realidad social va por delante de la regulación legal, ya que cada vez proliferan más en el mercado pagarés con la firma del emisor impresa que generalmente son pagados a su vencimiento sin ningún problema, aunque legalmente no sean del todo correctos. Estos pagarés suelen corresponder a grandes empresas, que emiten diariamente cientos de pagarés y prefieren imprimir en ellos la firma de su apoderado antes que mantenerlo ocupado firmándolos, uno a uno, de su puño y letra.

Tarde o temprano, se admitirá y regulará legalmente la emisión de pagarés con firma impresa, pero, de momento, solo se puede tener por segura la validez de pagarés emitidos con firma manuscrita.

La firma del pagaré, además de manuscrita, lógicamente ha de ser auténtica, es decir, ha de corresponder a quien emite el pagaré o a un apoderado que actúe en su nombre y lo haga constar así al firmarlo. Las firmas falsas, sin perjuicio de la responsabilidad criminal en que puede incurrir su autor, se tienen por inexistentes, con lo que se priva al documento de la condición de “pagaré” por faltar uno de sus requisitos.

Tampoco son válidas las firmas puestas por personas menores de edad o incapacitadas o inhabilitadas judicialmente, ni tampoco la firma mediante huella dactilar o puesta por persona analfabeta ya que, al no saber leer ni escribir, se entiende que no es capaz de conocer lo que está firmando,
 
Cuando el emisor del pagaré es una sociedad, la persona que lo firme en su nombre debe consignar la denominación de la entidad que representa, ya escribiéndola, ya estampando el sello o antefirma de la sociedad junto a su firma, para que la que quede obligada al pago sea la mercantil. De no hacerlo así, la sociedad no quedará obligada a abonar el pagaré y será la persona firmante quien deba pagarlo a su vencimiento, con cargo a su patrimonio particular.
 
Si alguien firma un pagaré en nombre de una sociedad careciendo de poder para ello, habrá de abonarlo personalmente con su patrimonio particular, salvo que  demuestre que, pese a no tener poderes, actúa habitualmente en nombre de la sociedad.

Igualmente, si el representante de la sociedad está autorizado para emitir pagarés hasta un importe determinado, pero los emite por un importe superior, la sociedad solo queda obligada a pagarlos hasta la cantidad autorizada al apoderado y éste quedará obligado a pagar el exceso con cargo a su patrimonio personal.

Visto lo anterior, es conveniente tener bien en cuenta las indicaciones precedentes a la hora de emitir un pagaré o de que se emita uno a nuestro favor para evitar los graves problemas que puede conllevar un pagaré incorrectamente firmado, no solo para el firmante, sino también para el beneficiario del mismo.

 

 

Colabora



Gedesco es la empresa líder a nivel nacional especializada en el descuento de pagarés, facilitando liquidez a empresas y autónomos.
Y ahora también Factoring

Buscador de Empresas

Documento sin título